Análisis

Análisis de Fate/Samurai Remnant: una nueva Guerra del Santo Grial

Fate/Samurai Remnant nos sumerge en otra Guerra del Santo Grial, esta vez en formato action RPG, con nuevos Masters y Servants forjando alianzas y combatiendo entre sí para alzarse con la ansiada victoria.

Fecha de salida29 de septiembre de 2023
Plataformas disponiblesPC, Nintendo Switch, PlayStation 4, PlayStation 5
DesarrolladoraOmega Force
DistribuidoraKoei Tecmo
Plataforma analizadaPlayStation 5

Pongamos algo de contexto a la saga Fate

Fate viene de una larga saga de novelas visuales, animes y videojuegos que abordan la Guerra del Santo Grial, pero, para quien no sepa de qué estamos hablando, vamos a contextualizar un poco.

La Guerra del Santo Grial es un conflicto que lleva siglos sucediendo cada cierto tiempo. En esta contienda, varias personas son nombradas Masters y cada uno de ellos invoca a un Espíritu Heroico (héroes de otros tiempos, algunos reales y otros ficticios), conocidos como Servants, para luchar codo con codo. Algunos se preparan durante años para ser escogidos como Masters y otros son elegidos sin pretenderlo.

Los Servants suelen ser bastante reticentes a decir su auténtico nombre, ya que sus rivales podrían encontrar una debilidad en cómo murieron o comprender sus estrategias en combate. Este aspecto es bastante característico de la saga Fate, y, como jugadores o espectadores, también aporta interés por averiguar quiénes son en realidad.

La pareja que consiga sobrevivir a la guerra podrá pedir un deseo cuando obtenga el Santo Grial, por lo que no dudarán en aliarse con otros participantes para acabar con enemigos más poderosos, a pesar de que, llegado el momento, deban enfrentarse.

Historia

Es el Cuarto año de la Era Keian, Período Edo, y un joven llamado Miyamoto Iori, hijo adoptivo y aprendiz del legendario samurai Miyamoto Musashi, se ve envuelto en una Guerra del Santo Grial conocida como el Ritual de la Luna Creciente. Iori y su servant Saber tendrán que luchar contra monstruos y héroes de fuerza muy superior a la de cualquier ser humano para evitar ser una víctima más de esta cruenta guerra, obtener el recipiente de la Luna Creciente y pedir el deseo que tanto anhelan.

En esta guerra se ven envueltos siete Masters con sus respectivos Servants, pero también son invocados ocho Rogue Servants. Estos Espíritus Heroicos, que no están ligados a ningún Master, deberán tratar de entenderse con ellos para tener más posibilidades de salir victoriosos.

Jugabilidad

El mapa principal del juego se divide en distintas localizaciones de la región de Edo que iremos visitando según progresemos en la historia. Cada una de ellas tiene un mapa independiente en el que podremos movernos libremente. A nivel de exploración no tiene mucho que ofrecer, ya que las recompensas que encontraremos serán, principalmente, materiales de mejora que podemos comprar en tiendas sin problema.

En ciertos momentos no podremos movernos de forma normal, sino que tendremos que hacerlo conectándonos a las líneas ley que enlazan una localización con otra. Entraremos en un plano diferente en el que nos desplazaremos en una especie de tablero, pero los enemigos seguirán atacándonos igualmente.

Hablemos del combate

Esta entrega de la saga Fate se aleja de los musous a los que nos tenía acostumbrados en los últimos años, aunque mantiene algún aspecto clásico de ellos, como introducir una gran cantidad de enemigos más débiles en las zonas de combate al mismo tiempo que otros más poderosos.

En combate, cuando usamos a Iori, podemos atacar con cinco estilos de lucha distintos que iremos desbloqueando según avancemos en la historia. Estos estilos se corresponden con los manuscritos que componen “El Libro de los Cinco Anillos”, un tratado sobre estrategia militar escrito por Musashi. Cada una de estas posturas tiene sus propias características, y tendremos que ir alternándolas dependiendo de a qué nos enfrentemos.

En ciertos momentos, mientras usamos cualquier estilo, podremos cambiar a otro diferente obteniendo ciertas ventajas, como más velocidad de ataque o más daño, lo que hace que no haya que dedicarse a machacar botones sin más para vencer en los combates más exigentes.

Aparte del clásico combate con espadas, Iori también es capaz de lanzar hechizos. Algunos estarán enfocados en dañar al enemigo y otros en obtención de mejoras temporales. También podremos realizar ataque conjuntos con Saber (u ordenar que realice algunos propios en solitario), que dañarán en área y con mayor potencia.

Si bien Fate/Samurai Remnant nos hace jugar la mayor parte del tiempo con Iori, también podemos combatir en determinadas ocasiones con Saber, e incluso con algunos Rogue Servants.

Me gustaría destacar lo bien llevada que está al juego la diferencia de poder entre un humano corriente y un Servant. Esto lo notaremos en cuanto cambiemos de personaje en mitad de un combate, y es que el daño que hacemos con Iori es ridículo en comparación al que hacemos con Saber.

Habilidades y mejoras

Fate/Samurai Remnant nos proporciona un árbol de habilidades y mejora de características que no es excesivamente extenso. Podemos gastar puntos para mejorar algunas de las características de Iori, desbloquear hechizos nuevos y obtener habilidades especiales conjuntas con Saber. Aparte, cada postura de combate tiene su propia zona diferenciada, en la que podremos empezar a gastar puntos una vez completemos cierto requisito.

Saber tiene también su propio árbol de habilidades y, al igual que con el protagonista, encontraremos varias zonas de mejoras y necesitaremos cumplir ciertos requisitos para hacernos con algunas de ellas.

Las espadas de Iori son mejorables por partes, aplicando cada una de ellas una mejora diferente a las características y a otras muchas propiedades. Por ejemplo, podemos incrementar nuestro daño en una de las posturas o la velocidad de recarga de los puntos de afinidad, necesarios para ejecutar los ataques especiales de los Servants que tengamos asignados. Es un acierto que estos cambios también sean estéticos y se vea modificado el aspecto visual de cada parte de nuestras armas.

¿Secundarias? Sí, pero sin pasarse

Hay misiones personales para algunos Rogue Servants que, si nos molestamos en superar, desbloquearán parte de sus habilidades. Estas misiones son las únicas secundarias como tal que encontraremos en Fate/Samurai Remnant. No son nada largas, por lo que es bastante recomendable hacerlas siempre que tengamos oportunidad. De hecho, si hacemos todas las de un Rogue Servant en concreto podremos acceder a un final secreto.

Más allá de ellas, las únicas misiones secundarias son objetivos de cada área, como acariciar gatitos o acabar con varios enemigos de un tipo concreto, y pequeños trabajos que, básicamente, consisten en completar objetivos como matar 100 enemigos en una postura o completar 50 combates sin recibir daño.

También tenemos a nuestra disposición un par de minijuegos que nos servirán para obtener mejoras o dinero: limpiar la espada para obtener un multiplicador de experiencia en combate y tallar estatuillas, que nos darán experiencia adicional y podremos vender más tarde.

Apartado técnico

Los escenarios del Japón del siglo XVII están muy cuidados, siendo además cada localización que se visita distinta a la anterior.

Fate/Samurai Remnant no es un juego exigente. Gráficamente no destaca especialmente y las texturas son algo planas. Los diseños de los personajes sí son algo a tener en cuenta, sobre todo en las cinemáticas y en algunos dibujos que nos presentan a lo largo del juego. Reconozco que he echado en falta alguna parte animada con algo más de calidad.

En cuanto al apartado sonoro, hay que mencionar que uno de los compositores de Fate/Samurai Remnant es un viejo conocido de la saga Fate: Keita Haga.

Duración

Haciendo todas las misiones secundarias de los Rogue Servants, una primera pasada a Fate/Samurai Remnant nos puede llevar cerca de 25 horas. Tras completar el juego por primera vez, desbloquearemos el modo «New Game+«. Es bastante recomendable comenzar otra partida de esta forma, ya que el juego consta de cuatro finales diferentes y uno de ellos solo puede obtenerse de esta manera.

Conclusión

Fate/Samurai Remnant es un “must” para los amantes de la saga, pero también es muy recomendable para aquellos que la desconocen por completo. La jugabilidad en combate es muy dinámica y divertida, y la historia y sus personajes te hacen querer saber cada vez con más ahínco cuál será su destino en esta guerra. La mayor parte negativa está en su falta de traducción al castellano, ya que es un juego con mucho texto y gran parte del público no controla tanto el inglés como para entender bien qué sucede.

Lo mejor

  • La historia atrapa desde el primer momento
  • Los personajes y sus diseños
  • El dinamismo del combate

Lo peor

  • La falta de traducción al castellano
  • Gráficamente es bastante pobre

Nuestra valoración

Este análisis ha sido posible gracias a una clave cedida por Plaion España.

Kitiara

About Author

Madre de michis y rolera de alto nivel. Me gano la vida programando para poder comprarme videojuegos que luego no podré jugar por falta de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te interese

Vampire The Masquerade- Blood Hunt
Análisis

Blood Hunt: Un Battle Royale Sangriento

Si quieres saber más a cerca del increíble battle royale de "Blood Hunt", entra en la entrada de Punto de
Análisis

Análisis de «What Comes After»: Una experiencia narrativa

What Comes After, más que un videojuego, es una experiencia narrativa que nos lleva a vivir junto con Vivi (la