Análisis

Análisis de Little Friends: Puppy Island, el sucesor de Nintendogs

Fecha de salida27 de junio de 2023
Plataformas disponiblesSteam, Nintendo Switch
DesarrolladoraBig Blue Bubble
DistribuidoraFireshine Games
Plataforma analizadaNintendo Switch
Horas de juegoIndeterminada

Corría el año 2005 cuando muchos de nosotros disfrutábamos de la compañía de las mascotas virtuales que nos ofrecía el ya mítico Nintendogs de Nintendo DS. El juego que hoy ocupa estas líneas, lejos de ser un nuevo título de la franquicia, se convierte en un digno sucesor que transportará a grandes y pequeños a la recóndita utopía que nos presenta. Hoy os lo contamos todo sobre Little Friends: Puppy Island.

Puppy Island, isla de vacaciones, dígame

Nuestra aventura comienza cuando nos mudamos, junto a nuestro cachorro, a una isla paradisiaca repleta de perros, o de cachorros más concretamente (¡el Nunca Jamás de los perros!). Sam, un amigo (o amiga, no se especifica), nos ha prestado su casa en la isla mientras no está. Nos comunicaremos a través de mensajes de texto para ir poniéndole al corriente de las novedades. Durante nuestra estancia en Puppy Island, nuestro propósito y misión será hacer de la isla el destino perfecto para perros y dueños.

Jugabilidad

Controles cómodos, aunque lejos de lo esperado

Tal vez impulsada por la nostálgica Nintendo DS, lo primero que hice al encontrarme con mi cachorro en Little Friends: Puppy Island fue sacar mi Nintendo Switch de su dock para frotar con el dedo la pantalla para acariciarlo como si no hubiese mañana. ¿Respuesta del perro? ¡Ninguna!, pues carece de control táctil, sea para acariciarlo, seleccionar una opción del menú o bañarlo. Tampoco existe un control de movimiento mediante los joycons para, por ejemplo, lanzarle un juguete como lanzaríamos una pokéball en Pokemon: Let’s Go. La implementación de al menos uno de estos dos controles para la híbrida de Nintendo hubiese sido todo un acierto y le hubiese dado un plus gigantesco de inmersión, especialmente para los más pequeños. Acariciar a un perrito virtual con un joystick a hacerlo tocándolo directamente en la pantalla o moviendo la mano a través del joycon no hubiese tenido punto de comparación.

Estas carencias hacen que el bañar o acariciar a nuestros compañeros no sea una experiencia tan satisfactoria. Además, la barrita que indica cuándo está ya bañado o «acariciado» se rellena bastante despacito y puede llegar a resultar aburrido cuando tienes que repetirlo una vez tras otra (cuando la familia crezca y dispongas de varios peluditos).

Mándalos de paseo… literalmente

Durante nuestra travesía podremos pasear con nuestros cachorros por varias rutas diferentes, las cuales iremos desbloqueando a medida que vayamos explorando y avanzando en nuestro progreso. Durante los paseos ocurre la mayor parte de la acción.

En algunos momentos nos aparecerán QTE (Quick Time Events), los cuales sumarán obediencia a nuestro cachorro en caso de que se completen correctamente. Y, al igual que la obediencia, tendremos otras tantas estadísticas que potenciar, como la resistencia, la agilidad o la simpatía. Para ello, deberemos dedicarle tiempo a pasearlos y cuidarlos, así como a jugar con ellos lanzándoles discos, huesos, pelotas o incluso palos.

A medida que sus estadísticas suban, podrán acceder a nuevas zonas mediante sencillos minijuegos (que representan la superación del obstáculo en cuestión), aprender nuevos trucos (como sentarse, echarse o dar la pata) o incluso optar a nuevos trabajos (¡sí, has leído bien!). Y, aunque a veces se pueda hacer un poco cuesta arriba incrementar las estadísticas de cada uno de los perros, se convierte en un aliciente más para seguir jugando.

Mientras los paseamos podemos encontrar zonas marcadas en las que podrán excavar en busca de tesoros. Esto subirá algunas de sus estadísticas y, además, nos conseguirán desde huesitos (la divisa del juego) hasta accesorios o juguetes.

Zona para cavar en Little Friends: Puppy Island.
Pide a tu cachorro que cave las zonas marcadas para conseguir recompensas.

Nuestro doggo, el más chulo de la isla

Si eres uno de esos jugadores que adoran personalizar a los personajes en los videojuegos, tenemos buenas y malas noticias para ti. La mala es que no podrás elegir a tus cachorros, sino que te los irás encontrando; su raza (9 disponibles en total), patrón y color serán aleatorios. Eso sí, hay más de 140 variaciones, según prometen, y eso no está nada mal. Podrás ponerles nombre, pero nada más en ese aspecto. El sexo del cachorro es inexistente, no se refleja en ningún sitio si es hembra o macho.

El sistema para conseguir nuevos perros en Little Friends: Puppy Island.
Tendremos que acercarnos muy despacio cuando queramos hacer nuevos amigos.

Por otro lado, la buena noticia es que el juego cuenta con más de 350 accesorios, sumando prendas de todo tipo para vestirles y juguetes con los que divertirnos con ellos.

Perros de trabajo. ¡Que no se diga!

Como os decíamos más arriba, los perros, siempre y cuando cuenten con el nivel de stats necesario, podrán realizar diversos trabajos, tales como despejar un camino, construir un edificio, ejercer de guías y, cómo no, contribuir encontrando huesitos, la moneda de la isla.

Pretty doggo

Los accesorios, aparte de paseando y desenterrando tesoros, también pueden conseguirse o bien como recompensa por hacer ciertas misiones o directamente comprándolos en las tiendas que, conforme avance el progreso, se abran en la isla. ¡Ya no hay excusa para sacar a tus peluditos hechos unos zorros!

Personalización de los perros de Little Friends: Puppy Island.
¡Podrás vestir a tu peludito con un montón de ropa diferente!

Apartado técnico

Por nuestra experiencia jugando en la híbrida de Nintendo, podemos asegurar que el juego rinde bien en la misma. Si bien es cierto que no es un juego exigente gráficamente, siempre es de agradecer poder disfrutar de él sin caídas importantes de FPS, cuelgues y demás problemas con los que a veces tenemos que lidiar. Además, ¡la portabilidad le sienta como un guante!

En cuanto a lo visual, tiene un estilo bastante similar a otros juegos del género: bastante cartoon, colores vivos y un entorno alegre. Poco hay que decir respecto a la banda sonora que, sin ser algo a destacar, su tono es coherente y se adecúa bien a lo que vemos en pantalla.

Una de los posibles trucos que nuestros perros pueden aprender en Little Friends: Puppy Island.

Conclusión

Little Friends: Puppy Island es un juego divertido, apto para todas las edades, aunque quizá más enfocado a los peques de la casa que, sin duda, disfrutarán del título pese a sus carencias.

Lo mejor

  • Muchos accesorios para personalizar a nuestros perretes y jugar con ellos.
  • Es entretenido y ofrece bastantes horas de juego para el subgénero al que pertenece.

Lo peor

  • Carece de control táctil y de movimiento (en Nintendo Switch en este caso).
  • A veces se vuelve un poco repetitivo.

Consigue Little Friends: Puppy Islands al mejor precio

Nuestra valoración

Sello - Not bad (5-6)

Análisis realizado gracias a una clave proporcionada por Fireshine Games.

RedPunkda

About Author

Descubrió un mundo colosal a través del Dualshock de la PS1, del que nunca pudo salir. Desde ese momento, vive con los dedos sobre las teclas WASD, los joysticks y cualquier otro control que se le ponga por delante. Se dice que a veces suelta el mando para escribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que también te interese

Vampire The Masquerade- Blood Hunt
Análisis

Blood Hunt: Un Battle Royale Sangriento

Si quieres saber más a cerca del increíble battle royale de "Blood Hunt", entra en la entrada de Punto de
Análisis

Análisis de «What Comes After»: Una experiencia narrativa

What Comes After, más que un videojuego, es una experiencia narrativa que nos lleva a vivir junto con Vivi (la